LUIS MARIA
Es humano: se cansa alguna vez. Improvisador, despistado y –aparentemente- descuidado. Sólo se detiene para “impregnarse” y transmitir ese empapamiento al que camina a su lado. Más fuerte de lo que cree y más sensible de lo que aparenta.
Es un artista en todas las disciplinas, revolucionario, anárquico y disperso. Lo suyo es “todo”, lo suyo es de todos y, en consecuencia, lo de los demás debería ser un poco suyo. Camina lento y con paso largo. Se “introspecta” y se “extrovierte”, a continuación, dando fluidez y motivo a la andadura.
Aporta al grupo una amplia tabla de embutidos del “Ahorramás”, todos con D.O.; latas variadas y, fundamentalmente, aportó la idea, la ilusión y el empeño de reunir a un conjunto de personas (este grupo) que desde entonces fueron un poco más felices
.

   
           
Volver a "quienes somos"