LUIS GONZALEZ
No es de lo que se cansan fácilmente. Las manos en los bolsillos y la mirada alterna entre el paisaje y el suelo. De pocas, pero acertadas palabras.
Cuidadoso y entregado al equilibrio cuerpo-mente-espíritu, capta energía de todo lo que tiene vida y la sabe transmitir al grupo con generosidad. Nunca pide nada a cambio.
Es gracioso proveedor de buenos vinos, tortillas y embutidos selectos que hacen las delicias de los compañeros de ruta que, con sus precarias provisiones ante los ojos, esperan anhelantes que “desabroche” sus envueltos de papel aluminio.
   
     
  Volver a "quienes somos"