Alfonso
Es el compañero “10”, más que nada porque ha cuadrado el grupo en ese número; aunque una vez “andado”, “charlado” y “conocido”, algo de “10” si tiene: es un compendio de buenas maneras, clase, entrega a los demás, paz y espiritualidad.
Nunca se queja de nada, siempre tiene un buen gesto para todos y cada uno. Lo difícil en él es encontrar algo que no le guste o motive. Humildad, generosidad, paciencia, templanza, caridad, diligencia, son parte de las virtudes universales que ha traído al grupo y que esperamos nos contagie en alguna medida.
Su bastón de travesía, su gorro “chorreado” y sus múltiples atuendos y prendas montañeras varias le acompañan y facilitan la andadura.
Su estupenda bota de vino, viandas seleccionadas y conversación tranquila y apaciguadora, nos alimenta el cuerpo... y un poquito de lo que lo mantiene en pie y no es palpable
.
   
     
Volver a "quienes somos"